Electric Greg

Por Miguel Alvarez

El  esquiador extremo y embajador de Suunto, Greg Hill, no es ajeno a superar los límites. En 2010, escaló dos millones de pies (610,000 metros) en un año, y en marzo de 2014, esquiaba 100,000 pies. Esta vez ha escalado 100 cumbres sin usar ningún combustible fósil, lo que demuestra que uno puede ser un loco aventurero de montaña y también cuidar el planeta.

«Realmente me importa el medio ambiente y tengo muchas ganas de comunicar la necesidad de un cambio», dice Greg. «Tenemos que ser conscientes de nuestros impactos en la Tierra».

«Electric Greg» se estrenó en el Banff Mountain Film Festival este año. En el vemos a Greg y sus amigos de aventura probar los límites de un automóvil eléctrico diseñado para la ciudad en carreteras y pistas de montaña.

¿Qué inspiró el proyecto?
Siempre he reconocido la hipocresía de ser una persona amante de las actividades al aire libre y, sin embargo, los vehículos que utilizamos para nuestro transporte a la montañas no son excelentes para el planeta. Ha sido una lucha en el fondo de mi mente durante mucho tiempo.

¿Qué cambió?
Cuando terminé mi proyecto de dos millones de pies, sabía que mi huella de carbono había sido enorme. Estaba conduciendo mi enorme pick up por todas partes y fui de viaje a Sudamérica. Así que en abril de 2012 decidí ir en bicicleta a todas mis aventuras y no usar gasoil ese mes. Fue un mes divertido. Subi 11 cumbres y tuve un viaje increíble. Pero fue bastante desafiante porque nadie se unió a mí. No es algo con lo que nadie vaya a apuntarse  porque es demasiado difícil. Fue un gran mes, pero no pude inspirar a nadie.

Luego me rompí una pierna en una avalancha en 2014. Pasé meses recuperándome, reflexionando y pensando en lo que podría hacer para marcar la diferencia. Finalmente, en 2016, los autos eléctricos llegaron al mercado. La tecnología por fin estaba disponible. Vendí mi camioneta en 2016 y dejé de esquiar. Por fin teníamos la tecnología para llevarnos al comienzo de los senderos y permitirnos ser un poco mejores. Tome el accidente en la avalancha para pararme y mirar a mis hijos y darme cuenta de que  debería tratar de influir en un cambio más positivo.

¿Es la aventura eléctrica el futuro?
Me encanta el hecho de que he sido un explorador de los primeros ascensos, travesías y otras cosas, superando los límites humanos, pero me encanta el hecho de que también soy un explorador de esta nueva forma de aventura. Estoy presionando eso y espero que se convierta en la norma. No soy perfecto, pero los humanos somos excelentes para evolucionar, así que pongamos nuestras mentes a hacerlo. Hay una gran recompensa emocional. Todos tenemos que resistir y luchar.

La tecnología está cambiando muy rápidamente. La capacidad de reciclar las baterías es cada vez mejor. Es el futuro. En marzo del año que viene voy a comprar una moto de nieve eléctrica. Este es mi tercer invierno con mi pequeño auto eléctrico y definitivamente no puedo esperar para llegar a más senderos. Tu círculo de acceso es mucho más pequeño si solo puedes acceder a los senderos al lado de la carretera. Una moto de nieve te sumerge más y mantiene la  diversión en la exploración de descensos. Mi círculo de aventura se ampliará.

¿Cuéntame sobre tu coche eléctrico de la ciudad?
Tiene un alcance de unos 150 km. Lo conduje hasta Jackson Hole, que es más de 2.000 km, y hasta California. Ya tiene cerca de 100.000 km. Cuando voy de viaje, tengo una pequeña sonrisa, lo llaman la «sonrisa eléctrica». Se ofrece una forma de ayudarme a ser mejor, reducir mi huella de carbono.

¿Qué ha sido lo más desafiante de este proyecto?
Mi familia estaba preocupada por lo que iba a cambiar para ellos. No volar por vacaciones, etc. Hago todo lo posible para que sea menos difícil para ellos. Han tenido que adoptar todos los desafíos que acompañan al desafío eléctrico. Algunos de mis patrocinadores también fueron inicialmente escépticos. Hay mucho miedo en torno al cambio.

He recibido ofertas para ir a explorar el mundo, para esquiar y alcanzar picos de cumbres en lugares remotos, y ha habido muchos viajes a los que he tenido que decir que no.  A pesar de intentar querer se bueno, a veces vuelo. Fui a una cumbre de atletas de Utah, pero una vez que aterricé, alquilé un auto eléctrico. Siempre hay opciones para estar un poco mejor.

Imágenes © Bruno Long

+ artículos relacionados

Comentar

* Al usar este formulario, aceptas el almacenamiento de tus datos por este sitio web.

Esta web utiliza cookies: informate y si estas deacuerdo acepta para seguir navegando Acepto Información cookies >